Prestamos o Creditos: Diferencias

Una vez que los compradores han firmado la hipoteca de la vivienda y ya les han sido entregadas las llaves y empezado a vivir en la vivienda, el llegar a fin de mes puede ser una tremenda carga y un gran inconveniente porque los recursos económicos son limitados.

Ante esa situación límite de poder llegar a fin de mes muchas personas acuden a solicitar a entidades de capital privado préstamos de dinero pero existe mucha confusión entre lo que es un préstamo y un crédito. Cada vez es más frecuente solicitar un crédito rápido sin nómina porque son muchas las personas que no pueden aportar dicho documento o papel para justificar su solvencia, porque la falta de trabajo y de ingresos regulares es una situación ordinaria provocada por la crisis económica que estamos viviendo.

El consumidor desconoce es que no es lo mismo un  préstamo y un crédito y para aclarar dicha cuestión hemos realizado un análisis detallado de las características de uno y otro modelo de prestación de dinero.

Notas características de los préstamos

Los préstamos se caracterizan por ser  muy cuantiosos y que para su concesión se exige la presentación de garantías reales o hipotecarias así como la tramitación de mucho papeleo y cumplimentación de muchos formularios. Siendo su uso habitual la compra de una vivienda o de un automóvil.

Notas características de los créditos

Los créditos rápidos nacen como una innovación para facilitar al consumidor el acceso de una forma muy rápida a cantidades pequeñas de dinero pero de una forma muy rápida y sin apenas requisitos a cumplimentar por parte del solicitante. Realmente se trata de una puesta a disposición de una cantidad de dinero que el solicitante puede o no emplear para lo que quiera dentro del tiempo establecido pero que deberá reintegrar a la entidad de capital privado en la fecha establecida junto a los intereses pactados.

Otras de los elementos caracterizadores de los microcréditos online es que para su concesión no es necesario aportar documentación extra como pudiera ser justificantes de nóminas o avales, ni siquiera demostrar que se cuenta con ingresos mensuales regulares con los que hacer frente a la devolución del préstamo del dinero llegada la fecha de retorno al prestamista. Esta característica motiva que por el riesgo que asume la empresa crediticia establezca un tipo de interés elevado, y en este punto es donde diversas organizaciones de usuarios han elevado sus quejas porque pudieran llegar a rozar la usura aunque actualmente en España no hay ninguna norma que establezca ningún tope máximo en cuanto a tipo impositivo.

En definitiva, cuándo contrates a través de internet la concesión del préstamo de una pequeña cantidad de dinero realmente estás celebrando un contrato de crédito o microcrédito, pero antes de contratar debes ser responsable y tener previsto ingresos suficientes para devolver dicho préstamo con el fin de no agravar tu problema financiero.