Que es una hipoteca inversa ?

¿En qué consiste una hipoteca inversa ?

Una hipoteca inversa es una forma que tienen los propietarios de viviendas con antigüedad para acceder al dinero que fueron acumulando como capital en sus viviendas.

Esencialmente, el propietario de vivienda “pide prestado” fondos contra el valor de su vivienda. El banco no requiere que el dinero sea devuelto hasta que su vivienda sea vendida o el propietario fallezca.
En ese punto, los herederos pueden elegir quedarse con la vivienda y cancelar el préstamo con sus propios fondos u obtener un tipo diferente de hipoteca sobre la propiedad. O, la vivienda puede ser vendida.
El banco tomará lo que se le debe; si queda algo, se transfiere al estado. Ni el propietario de la vivienda ni el estado, bajo ninguna circunstancia, deberán pagar más que el valor real de la vivienda.

¿Quién es elegible para una hipoteca inversa?
Los principales requerimientos de elegibilidad son que el solicitante/dueño de la vivienda tenga por lo menos 62 años de edad y que la hipoteca sobre la vivienda haya sido pagada por completo (o que quede solamente un pequeño saldo hipotecario).

¿Cómo el propietario de la vivienda recibe los fondos para la hipoteca inversa?
La persona mayor tiene unas pocas opciones para recibir el producto de la hipoteca. En primer lugar, el propietario de la vivienda puede recibir un pago por una suma global. En segundo lugar, puede aprovechar una línea de crédito siempre que se necesiten los fondos. Otra opción es recibir pagos mensuales fijos por el tiempo que habite en la vivienda.
Además, es posible recibir cheques mensuales y al mismo tiempo tener acceso a una línea de crédito para gastos importantes ocasionales o para emergencias.
Independientemente del método de pago y de la cantidad de dinero que recibe la persona mayor, el préstamo no se cancela hasta que la vivienda sea vendida o el propietario fallezca, y la suma total adeudada nunca puede exceder el valor real de la propiedad.